bloG

La Web 2.0 nos aleja del “buen diseño”, según Jacob Nielsen

Jacob Nielsen

Pues sí, esto es lo que dice Jacob Nielsen, el gurú de la usabilidad para aplicaciones web. La Web 2.0 nos aleja del “buen diseño”. En esta noticia de la BBC podemos conocer las impresiones de esta eminencia en el campo de la usabilidad y el diseño de aplicaciones web con respecto al hype que supone el concepto Web 2.0.

A nosotros, como interesados en llevar adelante nuestro proyecto Smallsquid, nos interesa todo lo que pueda opinar esta persona, al menos para tener presente su punto de vista. Luego ya valoraremos si estamos de acuerdo con él o no, pero, en cualquier caso, Nielsen tiene el suficiente caché para ser escuchado atentamente.

Nielsen advierte que nos estamos dejando llevar por el uso indiscriminado de herramientas de personalización en nuestros sitios web, que se supone que usarán nuestros usuarios. Esto hace que las páginas web adquieran un carácter dinámico, en apariencia, y un aspecto realmente vistoso, pero que lo que realmente hace es provocar un funcionamiento engorroso para la mayoría de usuarios. Es más, según Jacob, nos estamos retrotrayendo al grado de “usabilidad” que habia en el momento álgido del boom de las puntocom.

En mi opinión, sin ser tan drástico ni “apocalíptico”, no puedo estar más de acuerdo. Y es que, ahora mismo hay multitud de mini aplicaciones web “fusionables”, que, para ser puestas “on-line”, no requieren muchos conocimientos técnicos. Esto lleva a poder hacer una web de forma relativamente sencilla a base de mezclar este tipo de herramientas concebidas, en principio, para que la experiencia del internauta sea más interactiva con la web. Este método lo podría llamar la técnica del “puchero”: “este widget mola, pues pal puchero; este otro también, pues venga; este no está mal, pero aunque sea para rellenar; al final se revuelve todo y algo cool ya saldrá”.

Pero el resultado de estos “pucheros” o, como se dice por ahí en el mundillo, mash-up, no suele acabar bien si el cocinero no es bueno. La web resultante puede ser un “potaje bastante empalagoso” para un usuario estándard, lo que hace que éste se canse rápidamente y pierda el interés en el sitio rápidamente si no encuentra lo que busca de forma sencilla.
Por eso es importante, que al entrar en la página principal de una web, el usuario pueda ver claramente lo que ésta le ofrece y que pueda encontrar los contenidos requeridos sin necesidad de hacer “encaje de bolillos”.

Siguiendo con lo que comenta Jacob Nielsen en el artículo de la BBC, el gurú tilda la Web 2.0 como “la última moda” y se queja de que las empresas, con tal de abrazar esta tecnología dejan de lado los principios básicos de diseño y usabilidad establecidos como buenas prácticas durante la última década. A modo de ejemplo, enumera unos cuantos de estos principios: fácil de usar, una buena herramienta de búsqueda, usar texto libre de jergas, pruebas de usabilidad y considerar el diseño antes de escribir ninguna línea de código.

Estos principios pueden parecer obvios, pero parece mentira lo fácil que se nos pueden olvidar cuando estamos en el “fragor de la batalla” (montando una web, una intranet, un utilidad con interfaz web, un blog, etc.). Quizás, yo no acabaría de estar de acuerdo con el hecho de evitar usar jergas en los textos de los contenidos. Si no se abusa de esas palabrotas que tanto nos gustan, el texto escrito puede ganar en dinamismo y en facilidad de comprensión. En cambio, la ausencia total de esta jerga en el texto puede hacer la redacción de un contenido se convierta en un galimatías sólo aptos para las mentes más calenturientas. Al revés pasa igual, si abusamos de estas palabritas podemos hacer del texto no más que un conjunto de palabras (en diferentes idiomas además) sin sentido.

En nuestro caso, veo necesario, a la hora de que nuestros colaboradores escriban artículos para los blogs, que se use la jerga correspondiente a cada temática, aunque siempre buscando un equilibrio. Se trata de fidelizar a nuestros lectores, pero, a su vez, no espantar a los que entran por primera vez a uno de nuestros blogs.

Por último, en la noticia citada, Jacob también dice que la idea de comunidad, contenido generado por el usuario y páginas web cada vez más dinámicas no es inherentemente malo. Simplemente es que hay que tener una escala de prioridades, y considera que lo que acabamos de comentar no es tan importante como los principios ya señalados más arriba.
Todo cambia, pero es cierto que de momento las cosas están así: es más importante que una web sea más fácil de usar, tenga un buen buscador y un buen diseño, que dar a un usuario cualquiera la posibilidad de colaborar o modificar el entorno de la web. Incluso da cifras para concretar lo que decimos. Y es que, según algún estudio, los usuarios se podrían clasificar en tres tipos: los que colaboran regularmente (1%), los que colaboran ocasionalmente (9%), y los que no colaboran nunca (90%).
Con los datos dados, está claro que, de momento, no tiene sentido poner todos los esfuerzos en dar unos servicios que sólo usará la decima parte de la población de internautas y que además entorpece la navegación de la mayoría. A día de hoy, los usuarios básicamente entramos en un sitio, cojemos lo que queremos y salimos. La web no es un fin en sí mismo, sinó una herramienta. Aunque todo esto puede cambiar en el futuro (ya veremos lo que hacemos los internautas).

En definitiva, atended a lo que dice este hombre, que de ésto controla un rato. Yo, por mi parte, digo sí a la Web 2.0. Pero ésto es como todo, hay que comérselo con moderación, que demasiado puede hacer que te duela la tripa.

Fuente de la noticia: BBC News.

Categoría: SmallSquid


Dejar un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>